Audio cuts

  1. FM UTN Mendoza 94.5

    09/13/2019

    09:38

    La sanción en Diputados de la “Emergencia Alimentaria Nacional” (prórroga por 4 años del Decreto 108 del año 2002, gobierno de Duhalde) es un modo tardío y obligado por las luchas de los movimientos de desocupados y precarizados, pero reconocimiento al fin, del agravamiento de las condiciones sociales y en particular del hambre que azota a grandes sectores. Mientras ocurría esto en Buenos aires, aquí en Mendoza un conjunto de organizaciones sociales se manifestaban y discutían la situación provincial para reclamar al Gobierno la declaración de Emergencia. Las experiencias cotidianas son dramáticas en comedores y merenderos, en la asistencia que prestan las Iglesias, en el aumento de la demanda, etc. Son las caras concretas de los números fríos de las estadísticas. Es lo que el Gobierno no quiere ver ni escuchar. La “Mesa de la Emergencia Alimentaria Mendoza” elaboró un informe que concluye solicitando la conformación de una Mesa de Diálogo con el Gobierno; exige partidas presupuestarias extraordinarias destinadas a la asistencia alimentaria y nutricional; abastecer comedores, escuelas; asistir a los municipios; adhesión a la ley nacional de emergencia alimentaria; y el cese inmediato de toda la propaganda oficialista, disfrazada de pauta oficial, y destinar ese presupuesto a la emergencia alimentaria. Desde marzo/abril 2018 todo ha empeorado, y con la última devaluación de agosto se dio un mazazo. El IPC Mendoza de agosto fue 4,2%, acumulando 29,8% en el años y un interanual de 56,5%. Pero el rubro Alimentos y Bebidas subió 62,5% en los últimos 12 meses afectando al estrato del 40% de hogares más hundidos que consumen prácticamente todo su ingreso en alimentarse. Urge entonces que, en lugar de inaugurar plazas y gastar en publicidad, el Gobierno vuelque recursos para resolver el hambre de nuestros pequeños. El hambre es más urgente que la campaña electoral y la estética provincial.

  2. FM UTN Mendoza 94.5

    09/09/2019

    09:35

    Entrevista a Raul Levrino. Tema ATE.

  3. FM UTN Mendoza 94.5

    09/06/2019

    10:06

    Una mirada crítica

  4. FM UTN Mendoza 94.5

    09/06/2019

    09:31

    En épocas de crisis todas las estructuras, mecanismos y conjunto de relaciones sociales se ven alterados, fracturados, recompuestos, en un brutal movimiento contradictorio que debe recuperar el orden anterior o dar lugar a uno nuevo. Crisis es cuando lo viejo aún no muere del todo y lo nuevo no acaba de nacer. Hablamos de rupturas en lo económico, lo institucional, de alteraciones colectivas, pero también sufre el psiquismo de las personas. Se altera lo subjetivo. Un sector de la sociedad tiende a no ver lo que sucede, a ocultar los síntomas para no visualizar la raíz del conflicto, a echar las culpas afueras, a negar la realidad. Tal vez esto le suceda al Presidente, a quien además de juzgarlo desde el punto de vista sociológico y político, tal deba analizárselo en términos psicológicos o psiquiátricos. Macri pasó de culpar de todos los males de la Argentina al resultado electoral de las PASO del 11 de agosto, a decirnos "Estamos convencidos de que la elección no sucedió". Lo que no sucedió nunca en nuestro país fueron “la lluvia de inversiones, los brotes verdes, el segundo semestre, lo peor ya pasó, juntos somos imparables, el mundo nos aplaude”, y toda la catarata de frases marketineras que, a fuerza de repetirlas, terminaron creyéndoselas. Lo que sí sucedió fue la recesión económica, el aumento de la desocupación y la pobreza, el endeudamiento impagable, y el hambre de millones de argentinos. Y lo finalmente sucedieron las medidas aborrecidas por este gobierno pero que debieron tomar por la crisis. Y se dan en 3 dimensiones: 1. Las relacionadas con morigerar el impacto de la devaluación y su traslado a precios (IVA, congelamiento, impuesto a las ganancias, etc.). 2. La deuda y la imposibilidad de afrontar el pago de vencimientos (default selectivo y proyecto de reperfilamiento con FMI y resto bonos). 3. El control de cambios (cierto control de capitales muy moderado) Pero todas son medidas dictadas por la urgencia, bajo el enfoque “la culpa es los votantes y de la oposición”, electoralistas, sin un diseño planificado de conjunto. Entonces pecan de inconsistentes, ineficientes e insuficientes. Un párrafo para el gobierno de Mendoza: no escapa a la regla general. Ahora quiere despegarse de los resultados de la política económica macrista, a la que había caracterizado de “economía sana”. Niega la realidad de 560.000 pobres, de los cuales 80.000 sufren hambre. Y pretende ocultar la realidad judicializando la protesta social, como ocurrió con la reciente imputación de 11 personas, entre ellas el Secretario General del SUTE.

  5. FM UTN Mendoza 94.5

    08/30/2019

    09:33

    Al presidente le sientan bien los versos “Nunca es triste la verdad, lo que no tiene es remedio”. Tal vez no quiera ver la verdad del miércoles pasado, donde aparecieron las dos caras, opuestas pero complementarias de la realidad económico- social de la Argentina. En la mañana la movilización de miles y miles en todo el país expresaba el hambre material de millones perjudicados por la política de Macri (a la que no es ajena Cornejo en la provincia) Como también canta Serrat “se nos llenó de pobres el recibidor”. Por la tarde, el ministro Lacunza, tuvo que avisar a los dueños del mercado, a los que vienen ganando miles de millones de dólares, que se acabó la burbuja financiera, se acabaron los dólares, no se puede pagar. Los periodistas y economistas rentados por las calificadoras de riesgo y fondos de inversión no dicen nada del hambre de millones, pero se preocupan por el rendimiento de los títulos y bonos de deuda. La historia nos dice que ya en abril del año pasado estábamos en situación de deuda impagable del orden de los 350 mil millones de dólares. Y el FMI acudió en auxilio de los acreedores e inversores, y para que Macri terminara su mandato y fuera a la reelección. El acuerdo no se cumplió, pasó por diversas etapas, y el resultado es que la economía no crece, la inflación supera el 50%, el salario no alcanza, las reservas disminuyen, el dólar se dispara. Y tenemos una deuda impagable. No es el comunicado del candidato Fernández, sino la política del gobierno la causante del desastre productivo, laboral, social, financiero. La situación es explosiva: se siguen rifando reservas, se van los depósitos en dólares y pesos, suben los precios, etc. Le corresponde a las autoridades económicas y financieras parar la espiralización inflacionaria y resolver los problemas. Hay salida, pero no es neutra. Algunos ganaron mucho a costa de la miseria y el hambre popular. Esos que tenían “atada la vaca” les toca perder algo, para que las grandes mayorías populares puedan recuperar un destino de trabajo, salud, educación y dignidad.